martes, 15 de febrero de 2011

Reseña de SECRETOS DE ARENA por el blog HISTORIAS SUSURRADAS

Las segundas oportunidades no siempre se presentan en el momento más oportuno: es el caso de Anna, divorciada, sin empleo y con dos hijos reticentes a alejarse de su entorno y un padre con quien lleva veinte años sin hablarse; cuando conoce a Albert, que podría ser el partido soñado de toda mujer, este llega en la peor etapa de su vida. Hay demasiados asuntos pendientes para tirarse de cabeza en una relación de pareja.
Esta primera novela de Helena Nieto nos habla de las relaciones más difíciles, y son las que nos unen a las personas que más amamos, como un padre o un hijo y de cómo los silencios y las mentiras crean barreras difíciles de derribar aislándonos en nuestras dudas e inseguridades hasta llegar al distanciamiento que podría ser irreversible. El no haber tenido figura materna ha marcado a Anna pero lo peor ha sido no saber nada de ella, la actitud de su padre, frío y autoritario, la llevó a irse de su casa veinte años atrás pero ni el tiempo, ni la distancia, han podido sanar las heridas que padre e hija se infligieron cada uno con sus errores. En medio de tantas emociones soterradas el amor hace acto de presencia, pero el bagaje emocional que arrastra Anna puede convertirse en un obstáculo.
Con un ritmo muy pausado, Helena Nieto nos hace testigo de la llegada de Anna a casa de su padre y del recibimiento tenso; la vemos nadar en aguas turbias con sus hijos y finalmente aceptar o rechazar a un hombre que la atrae. Tal vez fuera ese ritmo tranquilo lo que me hizo un poco cuesta arriba meterme en la historia, me parecía algo monótona y tuve que plantearme acabar o no la historia. Sé que cada novela requiere su tiempo y su momento, por eso mismo insistí… y después me alegré porque llegué a entender a Anna que me parecía demasiado hermética en el inicio de la novela.
Creo que es un error presentar esta novela como una novela del género Romántico Contemporáneo, es más bien una novela del Género Sentimental con una subtrama romántica, pero es ante todo una historia que habla de las experiencias de diferentes personas, trata de relaciones de afecto a distinto niveles, no solo entre un hombre y una mujer. El principio de la historia ralentiza la historia de pareja entre Anna y Albert porque no es una sencilla historia de amor, Secretos de arena nos adentra en el pasado de la protagonista y nos hace partícipe de sus recuerdos con su padre y su intención de averiguar más acerca de lo que Ricardo esconde.
Como mujer de la edad de Anna y madre de una adolescente, me he sentido identificada en algunas escenas madre e hijos porque Helena Nieto nos ofrece un retrato de familia sencillo pero realista, el de personajes de a pie que bien podrían ser nuestros vecinos. Aquí no hay grandes héroes ni villanos malísimos o millonarios que nos deslumbran, sino hombres y mujeres con todas las dudas que pueden agobiarnos a lo largo de nuestras vidas en momentos cruciales. Y lo más importante es averiguar si realmente conocemos a nuestros padres o nuestros hijos como personas, con sus errores o sus aciertos y aprender a aceptarlos como son. Ese es uno de los retos de Anna en esas vacaciones que se convierten en algo permanente.
La relación entre Anna y Albert es la de cualquier pareja pasada la locura romántica de los veinte, la serenidad de los treinta y el escepticismo de los cuarenta, cuando una historia de amor no depende únicamente de dos personas, cuando hay un bagaje que podría sufrir las repercusiones de una decisión. En ese sentido tenemos una pareja que se sale un poco de los cánones habituales de las novelas románticas por la edad de los protagonistas, un hombre y una mujer (sobre todo en el caso de Anna) que se enfrentan a las responsabilidades de su presente, las huellas de su pasado y la incertidumbre del futuro. No obstante es tierna y apasionada, lenta pero constante en un entorno urbano que nos resulta familiar, sin paisajes exóticos.
Bien, Secretos de arena es una novela intimista, un retrato de familia bien escrito con una prosa sencilla y personajes tan emotivos como llanos de distintas edades en diferentes etapas de sus vidas con matices que se van desvelando a lo largo de la historia; aun así no se la recomendaría a cualquiera porque trata de personas maduras, no es únicamente una historia de amor, es también la historia de Anna con su padre y con sus hijos, de su familia, de una fase crucial de su vida. Es una novela para leerla con tranquilidad para entender a Anna, compartir su amor por Albert y buscar las respuestas que necesita para ser realmente feliz. Tal vez me habría gustado más interacción, más diálogos, pero eso es una opinión personal. Lo que sí Helena Nieto borda es interiorizar en los sentimientos de sus personajes, por encima de todo en los de su protagonista indiscutible: Anna.
He disfrutado a pesar de mi inicio accidentado, pasados los primeros capítulos me he metido de lleno en la búsqueda de Anna y estoy deseando leer su segunda novela.
MARIBEL.
ACCESO DIRECTO A LA RESEÑA: AQUÍ.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada